Saltar al Contenido

Miércoles, 6 de Abril de 2011

Períodico de Deia Grupo Noticias

Una firma de Lezama pionera en construir casas en árboles

Una empresa de Lezama es pionera en el Estado en construir casas en árboles

miguel ángel pardo - Viernes, 25 de Marzo de 2011 - Actualizado a las 08:00h

votación

(3 votos)

1 comentario

compartir (¿qué es esto?)

  • Mail
  • Facebook
  • Delicious
  • Twitter
  • Meneame
  • Digg
  • Technorati

Galería Noticia

JUGAR, disfrutar, pasar el tiempo de ocio... Todo ello sobre un árbol. Eso, algo que hasta hace poco para los niños vascos era algo de ficción y propio del animado y gamberro mundo de Bart Simpson, lo hace realidad la empresa lezamarra Fun Houses.

Eduardo Gómez es el ávido e intrépido promotor de esta idea pionera en el Estado, pero que ya cuenta con una "amplia tradición" en EE.UU. Por ello, Gómez cruzó el charco para ver cómo se trabajaba en Estados Unidos en este tipo de estructuras. Allí contó con las enseñanzas de Dan Wright, uno de los constructores de casas en árboles más importantes del país.

"La idea está teniendo una acogida muy interesante ", explica. De hecho, esta iniciativa, que tuvo como origen el jardín de la casa unifamiliar de Eduardo, ha seducido ya a otras familias de la zona. Es el caso de Ana San Blas, que decidió poner una casa en uno de los árboles de su jardín para que sus hijas Patricia y Adriana, de once y siete años respectivamente, puedan jugar.

"Desde que vieron la casita de los hijos de Eduardo, querían tener una de este tipo", afirma Ana. Hace mes y medio, las dos pequeñas vieron cumplido su sueño: tener una casa de 8 metros cuadrados en un árbol de su jardín. La construcción requirió unas 100 horas de trabajo de Eduardo Gómez; trabajo que las niñas siguieron con inquietud. "Cada día miraban a ver cómo iba la casa", asegura Ana.

Ahora, las tardes pasan volando para Patricia y Adriana, que disfrutan en su espacio de juegos. "En este tiempo le han dado muchísimo uso. Les ha hecho mucha ilusión y están muy contentas", comenta esta ama, que también se muestra muy satisfecha con la casita. "Lo más importante es que les vemos en todo momento y hace que estemos tranquilos mientras juegan", apunta.

Barren, recogen y mantienen el orden de su espacio. "Lo tienen mucho más ordenado que su propia habitación, yo no tengo que intervenir en la casita para nada", comenta orgullosa Ana. Todo ello, teniendo en cuenta que aún estamos en los menos luminosos y más fríos del año. "Algún día de verano dormirán allí, por más que yo no les deje", indica.

La razón que esta madre ve para que sus hijas estén totalmente apasionadas por su nueva casita es que "a ellas les da una gran sensación de libertad e intimidad".

A la medida "El hecho de que todo esté adaptado a su medida hace que identifiquen el espacio como propio", añade el creador de la casa, que viendo la actitud de Patricia y Adriana tiene resuelta su "única preocupación" respecto a la construcción de este tipo de casas, que no es otra que "el trabajo esté bien hecho". Gran parte del sentimiento del constructor de que el trabajo esté bien hecho, radica en la seguridad. "Si no es seguro, no vale", comenta Gómez.

Siguiendo esta máxima, todos los componentes de la construcción están creados en clave de seguridad. La altura a la que se construye, los accesos a la casita o que el interior de la misma pueda ser visto en cualquier momento por los padres son aspectos muy a tener en cuenta. Esto también hace que los elementos sean proporcionados y estén a la medida perfecta para que los pequeños disfruten y estén seguros en esta construcción.

También es muy importante cómo se construye en el árbol. Por ello, cuentan con un sistema de anclajes flotantes que Gómez califica como "lo más importante de la construcción". Este sistema hace que se reparta el peso de la casa de forma equitativa y, además, estos anclajes basculan en función del movimiento del árbol por su crecimiento. " El árbol debe mantener sus crecimientos y movimientos naturales, de lo contrario, la casa puede caerse", explica.

Según el constructor, las opciones para crear un espacio de este tipo en un árbol son "muy variadas" y su precio mínimo es de 2.000 euros.

votación

(3 votos)

1 comentario

compartir (¿qué es esto?)

  • Mail
  • Facebook
  • Delicious
  • Twitter
  • Meneame
  • Digg
  • Technorati

Herramientas de Contenido

imprimir Imprimir|tamañoDisminuir TextoAumentar Texto

Publicidad

Cargando comentarios...

Comentarios 1

  • 1 por edurne gainza hace 12 días

    Voto positivo 0 Voto negativo | Voto inadecuado

    Me parece una idea brillante,,,para que luego digan que no hay iniciativa, les deseo suerte.

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (500/500)
Comentar sin registrarme Código de seguridad

Publicidad

Twitter-Deiabizkaia

Ana Urchueguía basó toda su defensa en el victimismo, ayer, en el Parlamento vasco. Primero, se presentó como una víctima de la persecución de un grupo mediático (cuando lo hacen otros se llama “investigación”). Después, como mujer... Sigue leyendo
Bogando por la red
Cuatro multas de tráfico en Bizkaia en cinco días. Debe de tener algo de gracioso el dato, porque he visto a mucha gente comentarlo con jolgorio y alborozo, pero no acabo de captar el chiste. Por la misma falta de salero, supongo, tampoco veo nada... Sigue leyendo
Más Que Palabras